img_kidpower_argentina_testimonios

“El programa de Kidpower, como así también su didáctica, no sólo es de gran utilidad para todo niño, adulto responsable de niños y centros educativos. Igualmente importante es su contenido para todos los educadores, que necesitan desarrollar un programa de defensa personal integral. Las valencias que desarrollan los chicos mediante el programa son sumamente eficaces, con respecto a su capacidad de protegerse en situaciones de riesgo de todo tipo mediante procedimientos no solamente físicos, como generalmente se enseña, si no con un profundo trabajo sobre su personalidad, colaborando con la formación de ciudadanos íntegros, solidarios, respetuosos y con gran autoconfianza.
En lo personal después de haber tomado contacto con el contenido del programa comencé a desarrollarlo en forma asistemática con mis hijas de 5 y 3 años y es increíble como desde lo lúdico se van desarrollando progresivamente las capacidades preventivas y defensivas de ellas. A su vez no he detectado ningún comportamiento violento, sino que, por lo contrario, mediante el juego han adquirido responsabilidad, cuidándose ellas mismas y mutuamente mientras practican. Es sumamente motivador como padre verlas como entrenan/juegan.”
Damián Ariel Rosatti
Capitán del Ejército Argentino y Director de R.D.A. “Conceptos de Combate”

 

img_kidpower_argentina_testimonios_2

“Kidpower me dio las herramientas para acompañar a mis alumnos en el desarrollo de habilidades que les permitieron estar más seguros, así como comunicarse más efectivamente. Y esto es valioso para todas las personas, cuánto más para los chicos y chicas de las escuelas de sectores empobrecidos y marginados.

“Después de lo que aprendimos, a unos muchachos que todos los días me molestaban en la parada del colectivo, les dije que no me dijeran más esas cosas feas porque a mí no me gustaba, y no lo hicieron más.”
Micaela 11 años.

“Seño Vero: quiero decirte que en estos años aprendí muchas cosas con vos. Me enseñaste que tengo que hacerme escuchar y respetar por los demás. Por todo eso te quiero mucho, nunca te voy a olvidar, gracias por todo.”
Julián 11 años.

Estos breves testimonios ponen de manifiesto que estos niños tuvieron la posibilidad de construir una posición de empoderamiento que les permitió manifestarse como sujetos activos, conscientes y capaces de ejercer el derecho de ser oídos y respetados. Y Kidpower nos dio el “cómo”.

Verónica Gámez – Lic. en Educación – Ministerio de Educación de la Provincia de Córdoba
Maestra de Apoyo – Programa de Fortalecimiento Pedagógico
Maestra primaria en C. E. Norma Quartino

 

img_kidpower_argentina_testimonios_3

“Tengo la suerte de conocer bastante del programa de Kidpower. Sigo su página web y he leído algunos de sus excelentes libros y artículos llenos de ejemplos ilustrados que muestran como desarrollar en los niños, sobre todo, pero también a los adultos, habilidades de seguridad personal para situaciones de riesgo comunes en la vida. Como maestra de primaria conozco la gran ayuda que el programa que ofrece Kidpower puede brindar tanto a los niños como a los adultos, como objetivo de aprendizajes propios, pero sobre todo por el inapreciable instrumento educativo que también viene desarrollando para padres y maestros para que se puedan enseñar estas herramientas.”

Gabriela Siquich, maestra de música
Colabora también en el equipo de publicaciones de Kidpower Argentina

En el mes de febrero tener un contacto con el Kidpower, fue muy interesante, ya que, para mí era totalmente desconocido. Lo veo importante y de gran beneficio para los niños principalmente (para mí fue muy útil también), a que, aunque mis estudiantes lo tomaron como un juego, Kidpower los ayudó a crear actitudes y una preparación para enfrentar cualquier problema de agresión en el que se pudieran enfrentar en un futuro. Creo que este sistema les da, a las personas que tienen la posibilidad de practicarlo, más seguridad y fuerza para afrontar la vida.

Yuri Obregón profesor de artes plásticas
La Habana, Cuba
El taller experimental “Kid Power” desarrollado en la Casa de la Cultura Municipal “Eloisa Álvarez” de La Habana, Cuba, fue una experiencia bien interesante, ya que, la combinación de ejercicios físicos vinculados con el juego para con los niños siempre funcionará de una manera metodológicamente efectiva. Les ayuda a desarrollar la disciplina, el rigor, la seguridad, la inteligencia, así como, otras habilidades necesarias de prácticas en edades tempranas. A mí en lo particular me pareció entretenido, educativo, necesario y muy positivo para todo el equipo que participó en el taller.

Amilcar Rodríguez, Profesor de Artes Plásticas en Casa de la Cultura
La Habana Cuba

El taller de Kidpower me resultó fascinante, creo que puede ser muy provechoso para todas las personas sin importar la edad o el género del que se trate, en tanto, las ayuda a sentirse más seguras y eficaces. Kid power, es una buena oportunidad para todas aquellas personas que son víctimas de agresiones no sólo físicas, sino también psicológicas, las enseña a ser sujetos más decididos. Mientras estaba en el taller junto a los niños en algún momento me vino a la mente un pensamiento: “caramba, hubiera sido muy bueno haber aprendido Kid power cuando pequeña”, y justamente lo sentía así pues fui víctima de constantes intimidaciones por una compañera de aula en uno de los cursos de la primaria. Las normas de seguridad que nos enseña el Kid power nos ayuda a usar nuestro propio poder para confiar en nosotros mismos, en nuestras propias potencialidades, así como, a dejar de ser sujetos vulnerables y no actuar a la ligera, sino sabiamente.

Marianela, Lic. en Psicología
La Habana Cuba

Tuvimos una reunión informativa sobre Kidpower, con un grupo de profesionales y luego asistimos a un taller para niños aquí en El Alamar, Cuba. La experiencia me resultó muy interesante, nunca había visto nada parecido, sentí que los niños lo disfrutaron mucho al igual que los padres. Algunos se acercaron a mí preguntándome como podían saber más de esto y si era posible que se repitiera, eso creo que fue una buena señal. Luego, en mi trabajo, un día vi como un paciente se burlaba de otro, éste se molestó mucho. Yo hable con él (paciente) y es ahí cuando le enseño del basurero de Kidpower para desechar las ofensas y después se dice un cumplido a sí mismo (con la mano en el corazón). Me sorprendió constatar que este paciente hizo todo lo que le dije teniendo un diagnóstico de retraso mental y estando inválido. En otra ocasión, en enero del 2013, también le mostré a una paciente diagnosticada con un retraso ligero y además con una paraplejia espástica cuatro ejercicios, el primero fue: cuando te pierdes en un multitud, como caminar y mover la cabeza; el segundo fue, pedir ayuda; el tercero, decir NO ante una amenaza de agresión a la vez que pones las manos hacia delante como una barrera; y el cuarto fue el mismo que le enseñe al paciente en septiembre del 2012. Después de terminar le hice una preguntas: ¿Qué le gustó más? Contestó: pedir ayuda. ¿Qué no te gustó? Contestó: todo me gustó ¿Dónde te sentiste más segura? Contestó: en el cuarto ejercicio ¿Te gustaría decir algo más? Contestó: Esto es algo nuevo que en mis años de vida nunca había visto, me gustaría aprender más de esto.

Lic. Pablo Andrés , Lic. en Psicología en el Centro Médico
Psicopedagógico “La Edad de Oro”.
La habana, Cuba